sábado, octubre 21, 2006

Una historia especial (Tercera parte). O cómo hacer que un burro toque la flauta por casualidad.

Adicionalmente a todo lo anterior y previo al EXAMEN ESPECIAL concedido para DOS materias, nos pidieron en el mes de septiembre a los profesores se les ofreciera a los alumnos UN CURSO REMEDIAL con duración de 2 semanas a fin de que, enseñando los conceptos básicos de las materias, estuvieran los jóvenes en aptitud de presentar los exámenes correspondientes.

Lo anterior ya sería una verdadera exageración. Algo que no se ve en otras instituciones de educación superior relacionadas con el Derecho. Bueno, pues lo más exagerado del caso es que este año me entero de que los estudiantes que habían REPROBADO EL EXAMEN ESPECIAL para una de las dos materias que les dejaron presentar, EXIGIAN UN NUEVO EXAMEN ESPECIAL.

Todo lo anterior aún y con el famoso curso remedial ya terminado, para lo cual debo decir hice un gran esfuerzo, no solamente por los horarios en los que montaron dichos cursos, sino también por tratar de reducir lo que se ve normalmente en un año a un curso de 10 días.

Establecí un curso-guía de estudio consistente en ir respondiendo 40 preguntas muy elementales sobre la materia, las cuales se fueron contestando y exponiendo en tal curso de principio a fin. El examen constó de 20 preguntas seleccionadas de esas 40 que se vieron en el curso. El caso es que se aplicó el examen especial a 93 personas, de las cuales reprobaron 13, quienes argumentaron distintas y muy variadas causas para tales resultados.

A algunos por cuestión de insistencia les practiqué en lo corto otro EXAMEN ESPECIAL, esto es, una segunda oportunidad la cual obviamente no les sirvió por el simple y sencillo hecho de que ¡NO ESTUDIARON! sacando una calificación inferior al primer especial.
continuará...

No hay comentarios.: