sábado, noviembre 24, 2007

Sábado por la mañana

Mil veces tramposo. Esperé contar con la misericordia de la mayoría de mis mujeres pero no fue posible, sniff.

Bonita se fue temprano a la escuela y dejó la casa oliendo a café, dije para mí: -De lujo flojón, como no tienes nada asignado temprano pues tu jefa está fuera de la ciudad, puedes tomarte un rato más para descansar y ver comerciales de fajas reductoras, spas portátiles, ejercitadores milagrosos, etc.-

Mal pensado, en poco tiempo comenzaron los pasitos pequeños a escucharse por la casa, y como no daba señales de vida, que comienzan los golpecitos en la puerta y las voces infantiles a convocar al antiguo espíritu forjador de los desayunos de fin de semana.

Afortunadamente me gusta cocinar (aunque no de la misma forma lavar) y es también una especie de terapia. Ahora solamente me resta "recoger la cocina", prepararme un aromático espresso y revisar las noticias.

Ah, y echar un ojo a las chiquillas.

3 comentarios:

Pinche Vieja dijo...

Quiero café. La televisión apesta. Las mujeres nunca dejamos dormir. Siiiii desayuno de fin de semana ujuuuuuu!!!!

Que tengas excelente inicio de semana. Te dejo un abrazo y un beso!

13lack dijo...

jeje..esas mañanas son deliciosas..teniendo todo y nada que hacer.

Saludos

K4RMIN4 dijo...

Gracias una vez más, por tí y contigo, un semestre más cumplido.

Ya nos falta menos para terminar!!!!!

No ha sido sencillo pero ya casi llegamos a la meta.

TVO más tarde