lunes, noviembre 26, 2007

Sting y sus correrías en México


Fui citado a la Embajada de Inglaterra en México. No recordaba al embajador. Llegué por la tarde y al parecer estaban terminando su ritual del té. El embajador me presentó a su familia y posteriormente conocí a miembros del cuerpo diplomático y demás señorones que paseaban por ahí.

Giles Paxman me dijo –Conocerás a Sting, aprovechando que se encuentra en el País-. Impresión mayúscula, el líder de una de mis bandas favoritas de todos los tiempos, a la mano. Lo mejor de todo; daría un breve pero muy especial recital de cuerdas para la embajada y amigos esa misma tarde.

Nos instalamos en una sala muy al estilo Victoriano. Podía olerse lo antiguo del lugar. En lo que llegaba Sting el Embajador recordaba la vez que nos encontramos en un foro ambiental hacía algunos años y había comentado yo de mis gustos musicales. Llego el english man y después de las presentaciones de rigor, comenzó con algunas melodías de su álbum journey & the labyrinth. Excelsa ejecución.

Después le dio por pedir un tour y el embajador, propietario de una empresa médica le dijo que fueran allá. En una limusina negra fui platicando con él de su discografía y su participación en las películas Dune y Gustav, nos detuvimos a correr en un museo y posteriormente pasamos a la distribuidora médica del embajador, donde Sting realizó algunas correcciones de vista mediante laser y operó algunos equipos industriales. De regreso a la embajada chocamos el vehículo de una forma muy estúpida y tuvimos que caminar hasta la embajada entrando por la parte posterior. El humor del artista ya estaba afectado cuando le avisaron que tenía que cantar de nuevo y que se enoja pero en serio, quien viera a los ingleses tan flemáticos.

Estaba por decirle: -Tranquilo mi cuate y reviéntate un unplugged como tú sabes- cuando sonó el despertador y tuve que levantarme…

Los sueños que uno tiene cuando no puede ir a los conciertos.

Foto tomada de www.albertogarcia.net

2 comentarios:

Pinche Vieja dijo...

Jajajajajaja genial!!!!! o sea, casi tomaba el avión para ir a estrangulart pq no había pic's!!!!

Besos!!!

RamsésLV dijo...

Ja, ja... acabo de descrubrir este blog. Qué buen viaje te aventaste, porque para que Sting se ponga a dar conciertos en embajadas y platique con cualquier fan... está muy difícil. ¿No pudiste ir al concierto de The Police? Lástima. Una verdadera lástima. Yo estuve ahí, enfrente de Andy Summers, y puedo decir que es el mejor concierto al que he ido, y al que iré, porque The Police se acabó para siempre. ¡Buena anécdota onírica!