sábado, marzo 29, 2008

Crónicas de una peluquería

Parroquiano 1: ¿Sabes de la muchacha que fue violada por militares con motivo de las reparaciones a los daños del temblor?
Parroquiano 2: No, cuenta.
P1: Resulta que entre varios abusaron de ella y terminó embarazada. Los vecinos y familiares le dijeron que al producto le pusiera algún nombre a manera de denuncia pública.
P2: Oh, y ¿Cómo le pusieron?
P1: No recuerdo, no recuerdo.
Peluquero a joven que va entrando al establecimiento: ¿Qué pasó DN-3? Hace ya un rato que no pasabas a cortarte el cabello...

F I N

viernes, marzo 07, 2008

¿Darías la vida por mí?

-¿Darías tu vida por la felicidad de ellas?
-No, creo que no la daría.

-¿Darías tu vida por mí?
-Muy probablemente no.

Silencio. No cabe explicación alguna.

La expresión "dar la vida" contiene, según lo hemos aprendido, un significado drástico, inminente, heroico, dramático, etc. y se representa con la entrega del más apreciado de los bienes que las cosas vivientes tienen.

Sin embargo es imagen que también refleja un acto irresponsable y de poco valor. Si doy mi vida de esa manera, ya no necesito dar nada más. Todo ha terminado: Gustos, molestias, dudas, dolores y alegrías. Todo se va y queda la nada, el momentáneo humo gris del recuerdo que sigue a una llamarada breve.


Mi vida la doy gota a gota. Así la doy por su felicidad, cada vez que el sol sale, y así la estoy poniendo en tu vida, hasta que un día se consuma.