miércoles, septiembre 24, 2008

Historias de Santa Clos

En la prepa 1 de la ciudad, se tenía (antes) por costumbre rapar a los recién ingresados. Uno de ellos era hermano del principal revoltoso de ahí, fue "detenido" y llevado al refugio donde enfrentaría al destino. Estando en la silla sucede un diálogo parecido al siguiente...

Novato: Ya wey, serio soy hermano del Ld.
Peluquero 1: Nada que, te toca y te amuelas.

Pasos en la entrada

Ld: Ora, y éste qué, ¿por qué lo tienen ahí?.

peluquero 2: Lo pescamos y ahora lo vamos a rapar.

Ld: Chale wey, es mi hermano.

novato: (Con ojos de angustia) Carnal.

Ld: Ah que la chingada, nomás porque lo ven wey, nomás porque lo ven tarugo, nomás porque tiene una cara de menso, seguramente ni de pedo la hizo el joto...

Novato: carnal, carnal...

Ld: ¿Qué? ¿Qué cosa pendejo?

Novato: ¡Ya déjalos que me pelen!