domingo, noviembre 02, 2008

Hasta que la muerte nos separe...










o quizá un poco después.



PD. No es Gilberto el valiente.